Sobre los desafíos en la implementación del Tercer Plan de Acción Nacional de Gobierno Abierto

El 26 de julio de 2017 el Poder Ejecutivo Nacional presentó públicamente el III Plan de Acción Nacional (PAN) que nuestro país asumió en el marco de su participación en la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP, por sus siglas en inglés). Dicho Plan, que debe ser implementado durante el período 2017-2019, consta de un total de 44 compromisos: 33 compromisos asumidos por los tres poderes del Estado Nacional y organismos de control y 11 por gobiernos provinciales.

A 11 meses de entrada en vigencia del III PAN, el presente informe se propone identificar de modo general los principales desafíos que existieron en el proceso de cocreación del III PAN y los que existen en la implementación de los compromisos asumidos por Argentina en el marco de dicho plan.

Principales desafíos durante el proceso de co-creación del III PAN

Desde su ingreso a OGP, Argentina ha recorrido un largo e interesante camino en materia de cocreación de Planes Nacionales de Acción, en el cual si bien se han realizado avances aún quedan grandes desafíos por delante.

Entre los cambios positivos que se observan, se destacan la implementación de mesas temáticas para la cocreación de los Planes de Acción, la existencia de compromisos subnacionales y la creación de una Mesa Nacional, en la cual representantes del gobierno y de la sociedad civil trabajan, principalmente, en
cuestiones operativas de los Planes de Acción que asume Argentina.

A pesar de los esfuerzos realizados y de los progresos que existen en la materia, aún hoy quedan cuatro grandes desafíos. El primero de ellos se vincula con la necesidad de federalizar aún más la agenda de gobierno abierto y garantizar que todas las organizaciones, y no solamente aquellas que se encuentran en la Ciudad de Buenos Aires o en las provincias que participan de los compromisos subnacionales, puedan colaborar activa y plenamente en el proceso, tanto de cocreación como de implementación de los Planes de Acción que Argentina asume en el marco de la Alianza para el Gobierno Abierto.

En segundo lugar, si bien a comparación de años anteriores, durante el 2017 participaron mayores dependencias públicas en la cocreación del III Plan de Acción, todavía se evidencia la falta de participación de actores claves. En este sentido, es indispensable que la totalidad de los Ministerios y organismos del Poder Ejecutivo Nacional, así también como el Poder Judicial y Legislativo y el sector privado, adopten políticas vinculadas a la agenda de gobierno abierto e, inclusive, asuman compromisos en los Planes de Acción.

En tercer lugar, teniendo en cuenta los numerosos compromisos asumidos por Argentina en diferentes instancias internacionales, como por ejemplo la Cumbre Global Anticorrupción de Londres o el G-20, es necesario que los Planes de Acción de Argentina en el marco de OGP reflejen dichos compromisos y, de esa manera, exista mayor coordinación y coherencia entre la agenda nacional e internacional.

En cuarto lugar, para futuros procesos de cocreación de PAN es necesario mejorar la comunicación del proceso para garantizar que todas las personas interesadas estén al tanto del proceso y su cronograma.

Principales desafíos en la implementación del III PAN

Entre los principales desafíos que se destacan en la implementación del III Plan de Acción se encuentran la comunicación y la necesidad de crear mecanismos que permitan garantizar el cumplimiento de los compromisos.

En lo que respecta a la comunicación, es necesario recordar que contar con una efectiva comunicación que le permita a los actores interesados conocer los avances y novedades del proceso de implementación del III PAN en general y de cada uno de los compromisos en particular es clave no sólo para que el Estado pueda rendir cuenta de los compromisos asumidos, sino también para involucrar de manera
efectiva a la ciudadanía.

En este sentido, a diferencia de los dos planes anteriores, el III PAN dio un paso importante al establecer un tablero público a través del cual cualquier persona que disponga de una computadora y conexión a internet puede acceder para conocer el estado de implementación de cada uno de los 44 compromisos que integran el Plan de Acción.

Así, tal como surge del propio PAN, durante la etapa de implementación de los compromisos, cada uno de sus responsables deberá reportar los avances en la ejecución de los hitos y/o actividades que permitan el cumplimiento de los compromisos asumidos.

Asimismo, “las áreas responsables de compromisos deberán enviar un reporte que acredite el cumplimiento de los hitos. La Coordinación de Gobierno Abierto enviará un recordatorio a los responsables según las fechas establecidas en el PAN. La información que proporcionen se visualizará a través de una herramienta de gestión de proyectos online (https://trello.com/tercerplandeacciondegobiernoabierto ) que dará seguimiento a la implementación de cada compromiso.” [1]

Sin lugar a dudas, contar con un tablero de seguimiento a través del cual se publique los avances en la implementación de los compromisos es un avance importante ya que, por un lado es una forma para que el gobierno rinda cuenta de los compromisos asumidos y, por el otro, le permite a todos los actores interesados acceder a información pública y analizarla.

Sin embargo, conforme fue explicado en el informe sobre el mecanismo de seguimiento, presentado en el mes de Abril, este mecanismo de seguimiento presenta algunas deficiencias susceptibles de ser mejoradas. En este sentido, uno de los puntos en los cuales se debería trabajar se vincula con la propia difusión de la existencia del tablero de seguimiento ya que son numerosos las organizaciones de la sociedad civil y público en general que no están al tanto del mismo.

Por otro lado, es necesario que se garantice una comunicación fluida y efectiva entre las áreas que asumieron los compromisos y las organizaciones de la sociedad civil y público en general interesados en el avance de dicho compromiso. Así, por ejemplo, cuando uno de los hitos que integra un compromiso consiste en realizar reuniones, talleres o cualquier otro tipo de actividad con organizaciones de la
sociedad civil, independientemente de la difusión que se realice de dicho evento, es indispensable se envíe un correo electrónico invitando a todas y cada una de las organizaciones que participaron del proceso de co-creación de dicho compromiso.

Si las áreas responsables de cada uno de los compromisos mantienen un contacto fluido con las organizaciones de la sociedad civil que participaron del proceso de cocreación de dicho compromiso para notificarlas sobre los eventos en los cuales tienen que participar, no sólo se estaría mejorando la  comunicación, sino que además se fomentaría el involucramiento de sociedad civil durante la fase de
implementación.

En relación a los mecanismos que debieran garantizar el cumplimiento de los compromisos, se puede afirmar que en estos once meses de vigencia del III Plan de Acción, y pese a las notables intenciones y esfuerzos que se observan para poder avanzar en la efectiva implementación de la totalidad de los compromisos, se evidencia una situación dispar. Así, algunos compromisos se encuentran en proceso
de implementación en tiempo y forma, otros están siendo implementados con demoras y algunos no están siendo implementados.

En lo que respecta a los compromisos implementados en tiempo y forma, se puede mencionar el compromiso 16, sobre publicación de recomendaciones de auditoría en cárceles argentinas, cuyos hitos 16.1 sobre realización de una mesa de trabajo con sociedad civil, academia y otros actores; 16.2 relacionado al armado de una base de datos y 16.3 sobre la publicación de esa base en el portal fueron realizados conforme el cronograma acordado.

Por otro lado, en relación a los compromisos implementados con demoras se puede mencionar al compromiso 18 sobre publicación proactiva de los informes y auditoría de la Sindicatura General de la Nación, cuyos hito 18.1 sobre publicación de los informes de auditorías entregados por la SIGEN en respuesta a solicitudes presentadas por vías del Decreto 1172/2003 a partir de Diciembre de 2015 debería haber sido implementado entre Agosto y Diciembre del 2017. Sin embargo, y conforme a la información proporcionada por el tablero de seguimiento, se puede afirmar que el hito fue cumplido el 21 de mayo, lo cual implica un atraso de cinco meses.

En lo que concierne a los compromisos con plazo vencido y aún no implementados se puede mencionar el caso del compromiso número 20 “Tablero Ciudadano de los proyectos prioritarios del Ministerio de Modernización”, cuyo hito 20.5 sobre el lanzamiento de la plataforma piloto con diez proyectos prioritarios debería haber sido implementado entre diciembre de 2017 y enero de 2018 y, al día de la fecha no surge registro alguno en el tablero de seguimiento vinculado a la implementación de
este hito. 20.3; 20.5; 20.6 y 20.7 (todos relacionados con el tablero ciudadano de los proyectos prioritarios del Ministerio de Modernización, en particular la sistematización de la información recolectada en reuniones de trabajo; lanzamiento de la plataforma piloto; realización de 2 reuniones para analizar la plataforma y realización de consulta online sobre dicha plataforma) no están siendo
implementados.

La brecha entre la existencia de compromisos y la falta de implementación de los mismos afectan de manera negativa la performance general del nivel de cumplimiento del III PAN, quitándole potencial y diluyendo la imagen de un país que realmente busca avanzar en el cumplimiento de hitos que generen una gestión de gobierno más abierta, participativa y transparente.

En este sentido es necesario que ante el incumplimiento de los compromisos asumidos exista algún tipo de sanción ya que la asunción de nuevos compromisos no debe recaer, únicamente, en el aspecto discursivo, toda vez que la efectiva implementación es lo que evidencia la real voluntad del país de avanzar en una gestión más abierta y transparente.

Conclusión

Contar con gobiernos abiertos, transparentes, que implementen los compromisos asumidos y que rindan cuentas a la ciudadanía es un paso necesario para fortalecer las instituciones democráticas, dotarlas de mayor legitimidad y confianza pública.

Si bien Argentina forma parte de la Alianza para el Gobierno Abierto desde el 2012, durante 2016 el país puso, discursivamente, en evidencia su voluntad política de avanzar en el cumplimiento de hitos que generen gestiones de gobierno cada vez más abiertas y transparentes. Dicho esto, el avance en este sentido necesariamente debe ser progresivo y evolutivo, no de estancamiento ni de retroceso, sobre todo si se considera que Argentina entiende el gobierno abierto como una política de Estado.[2]

Así, resulta de vital importancia que en los próximos trece meses se logre avanzar en la efectiva implementación de la totalidad de los compromisos que integran el III PAN y que se continúe avanzando en la creación de un proceso cada vez más abierto, transparente y participativo para la cocreación del IV PAN en el cual gobierno, sociedad civil y sector privado puedan trabajar de manera coordinada.

[1] III Plan De Acción, p. 48. Disponible en:
https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/digital_-_tercer_plan_de_accion.pdf
[2] Cf. Berazategui, M. Emilia (2017), “¿Qué entiende OGP por gobierno abierto y qué
entiende FPC? Los compromisos internacionales de Argentina bajo la lupa” en Poder
Ciudadano (2017) Corrupción y Transparencia. Informe 2016/2017, EUDEBA, Buenos Aires.
Disponible en http://poderciudadano.org/libros/InformePoderCiudadano2017.pdf

 

Poder Ciudadano

Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ)

Fundación Directorio Legislativo

Asociación por los Derechos Civiles (ADC)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *